Mi mascota Rubia

Como les pasa a muchos, hace un par de meses tuve la desgracia de perder a mi mascota Rubia.Rubia fue durante muchos años una compañera fiel y cariñosa. Una perra Labrador enamorada tanto del campo como del mar, quien podía acompañar tanto en un largo paseo como en una tabla de surf. Mascota queridísima por toda la familia, y miembro de la familia desde que mi hija tenia 5 años.

La pérdida ha sido un duro golpe, afectando a cada momento del día, desde despertarse hasta acostarse, pasando por las alegrías demostradas con cada llegada a casa y los saltos pegados en las olitas de la playa.

Dado que trabajo en www.eternima.com, desde el primer momento sabía que quería un recuerdo permanente de Rubia, mi única duda fue cual. Al final, y con la ayuda de mi hija, quien tenía claro sus preferencias, y además una foto en su mesilla de noche, escogimos el retrato hecho con las cenizas que tuvimos.

Naturalmente, como se dice, para los gustos, los colores, y todos los recuerdos que hacemos son, a mi gusto, maravillosos, pero al final hay que elegir. Lo que sí es importante para cualquier persona que quiera un recuerdo tangible y permanente de su mascota, es fundamental decir al veterinario o crematorio de mascotas que quieres guardar las cenizas.

En el retrato que habéis visto, yo ya tengo mi recuerdo para siempre, y Rubia, de alguna forma, sigue entre nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *