Diamantes con cenizas

Diamantes de distintas formas, tamaños y colores realizados a partir de las cenizas de nuestros seres queridos, o nuestras mascotas. Una bella manera de hacer que su recuerdo esté siempre con nosotros.

El proceso de crear diamantes con cenizas

El proceso de transformar cenizas en diamantes es posible con cenizas recientes, con cenizas antiguas y con cenizas procedentes de restos exhumados. El método exclusivo de creación de diamantes con cenizas LifeGem tiene en cuenta siempre la singularidad de las personas, y no se mezcla nunca cenizas de dos fuentes diferentes, habiendo en cada caso un código de identidad especifico y único, que incluso se graba en el diamante final.

Para la creación de un diamante con cenizas se necesita un mínimo de 150g, que  serán tratadas con el máximo cuidado en  el laboratorio. El proceso de creación de un diamante con cenizas se divide en dos partes: primero, es necesario purificar las cenizas obtenidas, para conseguir un 96% de pureza de carbón, luego en un tratamiento HTHP (alta temperatura, alta presión, en inglés), se consigue una pureza de carbono de un 99.9% y un diamante único e irrepetible.

Luego el diamante se talla y pule hasta conseguir el corte que se quiera en cada caso. Este método es fruto de un proceso de investigación y esta certificado por el organismo independiente GIA – Geological Institute of America. Asegurando la autenticidad y pureza del diamante como cualquier otro recogido en la naturaleza. Los diamantes creados con cenizas se inspeccionan e identifican regularmente para mantener el alto estándar de calidad exigido por este prestigioso organismo.

Morfología

Según la cantidad de ceniza disponible, es posible escoger el tamaño que quiera cada persona, incluso, bajo petición, se puede encargar un diamante de tamaño exacto para engarzarlo en una joya especifica. Nuestros tamaños estándar van desde 0,10 a 1 quilate. Si también lo desea ofrecemos la posibilidad de hacer 2, 3 ó 4 diamantes a partir de las cenizas proporcionadas para aquellos familiares que deseen tener mas de un recuerdo para siempre.

El diamante creado a partir de cenizas humanas en bruto que conseguimos puede tallarse y pulirse como cualquier otro diamante. Los diamantes pueden tener diferentes cortes: brillante, redondo, radiante, corte princesa o en forma de corazón. Aunque es una opción poco habitual, también puede solicitarlo sin pulir para mantener intacta toda su esencia.

El color de los diamantes es algo que se puede determinar en nuestro proceso aunque el color más habitual en los diamantes de cenizas humanas es el amarillo por la presencia de nitrógeno. Durante el proceso de creación, se puede alterar el color, añadiendo otros elementos químicos para obtener otros colores. Ademas del amarillo, nosotros podemos proporcionar diamantes azules, rojos o verdes, incluso si desea que su diamante no tenga coloración y que este sea translúcido también puede solicitarlo. Debido a que cada diamante se crea de forma individual y a la diferente cantidad de ciertos elementos químicos presentes forma natural en cada creación, podemos asegurar el color aunque no se puede determinar la intensidad de este, detalle que hace a su diamante único e irrepetible.

Certificado de garantía

La entrega de su diamante se acompaña junto al certificado correspondiente indicando el tamaño en quilates, sus dimensiones, color, claridad y simetría.

En un plazo de nueve a doce meses, nuestro ser querido pasará de ser cenizas a ser un auténtico diamante, y a estar siempre junto a su familia. Como entendemos la importancia de nuestro trabajo y la necesidad de confianza, trabajamos con total transparencia y ofrecemos certificaciones internacionales de nuestra labor.