Entradas

¿Cuál es el impacto ambiental de la cremación y el entierro?

La concientización ambiental del ser humano sobre el impacto de sus hábitos en la naturaleza ha llegado también a los rituales funerarios. Las cremaciones y los entierros se han vuelto en la actualidad un tema de debate respecto a cuál de estas dos opciones ofrece un menor efecto contaminante sobre el medio ambiente. A continuación desde Eternima queremos informaros sobre las consecuencias que ambas ceremonias tienen en nuestra ecología.

LA CREMACIÓN Y SUS EFECTOS EN EL MEDIOAMBIENTE

La cremación se ha convertido en una opción popular no sólo por su bajo costo económico sino también por su menor efecto contaminante.

La cremación del cuerpo humano es realizada en hornos crematorios que alcanzan de 870 a 980 grados Celsius de temperatura permitiendo la cremación del cuerpo luego de un proceso que puede durar entre una y cinco horas. Gran parte de estos hornos se alimentan de gas natural por lo que se estima que para cremar un cuerpo se utiliza cerca de 92 metros cúbicos de gas. Es decir, se consume tanta energía como la empleada en 800 kilómetros de viaje realizados en coche.

Este consumo de energía permitirá la reducción del cuerpo a cenizas aunque encontraremos diversos materiales que no podrán ser reducidos como, por ejemplo, el plomo, cromo, cobalto y estaño, entre otros. Los materiales no combustibles así como marcapasos y prótesis deben ser retirados del cadáver. Este cuerpo cremado emitirá gases de combustión que serán canalizados a la atmósfera generando compuestos como el vapor de agua, monóxido de carbono y dióxido de azufre contribuyendo a una porción muy pequeña de los gases de invernadero.

Cada vez que un cuerpo es cremado se libera entre 0,8 y 5,9 gramos de mercurio. Este mercurio es liberado aproximadamente luego de los 40 minutos de comenzada la cremación ya que alcanza el umbral de temperatura en el que se vaporiza. El 75% de este material se dirige hacia el aire mientras que el resto se conduce al suelo y al agua generando daños a nivel del sistema nervioso central del ser humano.

EL ENTIERRO Y SUS EFECTOS MEDIOAMBIENTALES

A diferencia de la cremación, el entierro posee efectos notablemente más nocivos en el medio ambiente.

Por un lado, los ataúdes contribuyen a la tala excesiva de árboles. De acuerdo al Non-profit Center for Natural Burial, 10 hectáreas de cementerio contienen 20 mil toneladas de hormigón y una cantidad de madera empleada en ataúdes con la que se podría construir más de 40 viviendas si consideramos que para la realización de un ataúd se requiere talar un árbol lo cual genera que haya 7,3 millones de hectáreas menos por año en el mundo.

En el entierro también debe considerarse las consecuencias de la descomposición del cuerpo en el ataúd que se prologa durante al menos quince años. Para la ceremonia funeraria se realiza el embalsamamiento del cuerpo para que se conserve en esta última despedida. Los líquidos empleados para esta práctica tienen un profundo efecto contaminante en el agua debido a que posee componentes como el arsénico, el mercurio y el formaldehído. Este último considerado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud. Por otro lado, los ataúdes también son una fuente de contaminación ya que no sólo emplea barnices o lacas sino que también los difuntos son enterrados con trajes que contienen poliéster y telas originando la emisión de dioxinas y monóxido de carbono a la atmósfera.

papa

¿Será el primer error del Papa Francisco?

Nuestro  Papa Francisco ha caido muy bien entre muchosde los 1254 millones de catolicos en todo el mundo.

Desde su empeño en reformar el Banco del Vaticano, inmerso en escándalos durante décadas, su protagonismo en la lucha contra la pederastia en las altas esferas dentro de la Iglesia, el papel politico jugado entre EEUU y Cuba, y hasta sus declaraciones referentes al uso de anticonceptivos, o, el amor que pueden sentir dos personas del mismo sexo (“quien soy yo para juzgarlo”),  y muchas cosas más, este Papa ha revitalizado la iglesia.

Leer más

Mi vida sin mi perro Bruno

Mi vida sin mi perro Bruno

Mi nombre es María, escribo la historia de mi perro Bruno porque jamás penséque un animal podría llegar a ser tan importante e imprescindible en la vida de una persona, en un primer momento pensé que seria irremplazable …

Nací en Lisboa en 1943 y me crié en una familia de 9 hermanos, que aunque diariamente pedíamos una mascota, la respuesta siempre era negativa, “sois muchos para también tener a un perro” decía mi madre.

Leer más

Dónde colocar las cenizas de un difunto

¿Qué hacer con las cenizas de un ser querido?

Aceptar la muerte de un ser querido siempre es algo difícil de superar, y mantener vivo el recuerdo de ese familiar es una buena forma de ayudar a superar ese trance.

Si te decides por la incineración y no sabes muy que hacer con las cenizas de ese ser querido, en Eternima te damos unos cuantos consejos sobre que hacer con las cenizas de un ser querido:

1. Crear un diamante a partir de las cenizas

El proceso de transformación de ceniza a diamante es actualmente posible y asequible gracias al desarrollo de esta tecnología, con tan solo una pequeña cantidad de ceniza se puede conseguir un auténtico diamante con el corte y color que se desee, acompañado de su certificado de autenticidad.

 

2. Plantar un árbol junto a las cenizas

Una de las opciones más populares hoy en día, es plantar un árbol junto a las cenizas de nuestro ser querido y verlo crecer como una nueva vida. Para ello existen soluciones personalizadas con urnas biodegradables que facilitan el ritual de la despedida.

 

3. Crear una escultura de cristal

La combinación de las cenizas junto a exclusivos diseños, crean un articulo excepcional y único, inmortalizando la memoria de aquellos que ya no se encuentran entre nosotros. Los Cristales Conmemorativos se producen en una gran variedad de formas, colores y diseños.

A continuación puedes ver algunos ejemplos de preciosos colgantes de cristal disponibles en Eternima:

4. Guardar una muestra de las cenizas en el interior de una joya

En el mercado existe un amplio catálogo de joyería y colgantes realizado en materiales de primera calidad, todos ellos con un pequeño depósito en su interior para almacenar el recuerdo de nuestro familiar fallecido o nuestra querida mascota. Todos los diseños están equipados con un cierre de seguridad que garantiza la estanqueidad y conservación de nuestro recuerdo más preciado para siempre.

 

5. Esparcir cenizas en el Mar

De todas las formas de dispersar las cenizas de un ser querido, la más corriente y popular, desde siempre, ha sido arrojarlas al agua. Las piras funerarias de los vikingos y antiguos romanos o el esparcimiento de las cenizas de Gandhi en el río Ganges, son ejemplos de esta práctica. Hoy en día, seguimos dejando las cenizas de nuestros seres queridos en todas las aguas del mundo.

6. Mezclarlas con barro y crear un figura

De la misma manera que se puede hacer un cuadro, podemos mezclar arcilla o barro junto a las ceniza y crear una bonita escultura, si tenemos un gusto más exquisito, también es posible crear con técnicas especiales, figuras de porcelana exclusivas.

7. Conservarlas en una urna

La opción más tradicional, desde el momento de la incineración que nos entregan una urna básica. Si el deseo es conservar las cenizas en un lugar especial, existen muchos diseños de urnas realizadas en diversos materiales, desde cerámica o metal hasta madera o incluso biodegradables.

 Dónde colocar las cenizas de un difunto

8. Mezclarlas con óleo y pintar un cuadro

Una opción, cada día mas popular en algunos países, es la de usar las cenizas de un fallecido para la realización de un cuadro, con el propio retrato del difunto o alguna afición (o mascota) de este. En este caso, las cenizas se impregnan en el propio lienzo, sobre el cual se pinta.

Retratos con cenizas | Eternima

9. Esparcir las cenizas en el espacio o en un viaje en globo

Las cenizas del creador de Star Trek, Gene Roddenberry, fueron lanzadas al espacio en un cohete, dieron la vuelta al mundo y luego fueron recogidas al volver a La Tierra. Otra forma que se hace cada vez más popular es llevar, solo o en grupo, las cenizas en un globo hasta una altura de unos 1.000 pies, para poder asegurarse una dispersión total de las cenizas.

10. Depositarlas en el columbario de tu equipo favorito

Para los más futboleros, ya existen espacios dedicados a la memoria y mantener viva la afición en muchos campos de fútbol de España como en el Vicente Calderón o en el estadio del Real Betis Balompié.

¿Cuál es su favorita si tuviese que escoger una?