Los ritos funerales más raros del mundo

En la Tierra existen multitud de culturas diferentes, cada una de ellas con sus culturas y sus costumbres. El tema de la muerte es tratado de maneras muy diferentes según en la cultura que estemos, por eso queremos presentaros los ritos funerales más raro del mundo.

 

Los ritos funerales más raros del mundo

El primero de ello se encuentra en Indonesia, donde la etnia «Toraja» realiza funerales complejos y caros. Durante los meses de preparativos, el cuerpo se preserva preserva en la casa familiar hasta el día del entierro, cuando se sacrifican búfalos y el cadáver «se levanta y camina» hasta su tumba.

El segundo de los ritos más raros del mundo, se encuentra en Madagascar. Aquí la desintegración del cuerpo se considera un requisito para que el espíritu pase al otro mundo. Por eso, cada 7 años se realiza el Famadihana, que consiste en que la familia desentierra el cadáver para ver en qué estado está, lo envuelve en telas y baila con él.

En Papúa Nueva Guinea, las mujeres y niños del pueblo «dani» cortan sus propios dedos cuando algún familiar muere. Es una muestra de gratitud y una forma de expresar su pena con el dolor. La práctica fue prohibida, pero aún quedan personas con secuelas de cuando eran niños.

En el Tibet, la idea es cortar en pedazos el cuerpo del difunto y depositarlo en lo alto de una montaña para que sea devorado por aves de rapiña, estuvo prohibido durante un tiempo, pero resurgió en los años 80.

En México, en la península de Yucatán, 3 años y medio después del fallecimiento, descendientes de mayas sacan los huesos de la tumba, los lavan y cubren con servilletas bellamente bordadas para ser colocados en un osario antes del Día de Muertos.

En la India, el «aghori«, una rama del hinduismo, promueve el consumo de carne cruda de los cadáveres que flotan en el Ganges. Sus practicantes suelen beber el agua del río usando los cráneos como vaso porque creen que otorga poderes físicos y mentales superiores.

En Filipinas, las cuevas de piedra caliza de Sagada son el lugar de descanso de los muertos, colocados en ataúdes colgados en pendientes. Esto también se hace en lugares de Indonesia y China.

En Irán, los «entierros zoroástricos» consisten en bañar de orina de toro el cuerpo antes de recibir la visita de su familiares y un perro sagrado. Luego se deja a los buitres en lo alto de una «Torre del Silencio». El cadáver no debe tocarse porque creen que contamina lo que toca.

En Australia, algunas tribus aborígenes cubren con ramas los cadáveres y recogen los líquidos producidos durante la descomposición para untar a los jóvenes y transmitirles las virtudes del muerto. Los huesos son pintados y portados por la familia.

Por último entre los ritos funerales más raros del mundo, nos encontramos en el Amazonas, a la tribu «yanomamö» atribuye la muerte a maniobras de chamanes y demonios, por eso crema los cuerpos inmediatamente. Un año después, los familiares toman la ceniza en una sopa para transportar el alma hacia el paraíso.

Lo que se ve es que entre todas las culturas y gentes del mundo, siempre buscamos formas de recordar y honrar a nuestros seres queridos, buscamos formas de mantenerlos presentes en nuestras vidas, tanto si es honrar a los huesos o los cuerpos momificados o si es un simple diamante o recuerdos de cristal, hechos con las cenizas.