Las pertenencias de nuestro ser querido fallecido

Las pertenencias de nuestro ser querido fallecido

Al partir un ser querido no solo nos llenamos de emociones que abruman sino también muchas decisiones práticas
que hay que tomar con respecto a la vida cotidiana.

Una de estas decisiones durante el proceso de duelo es decidir que hacer con las pertenencias de nuestro ser querido. El olor inconfundible de su perfume, su pantalón favorito o sus notas es algo doloroso que cuesta tiempo prepararse para ir uno a uno deshaciendo recuerdos.

Hay personas que lo hacen rápidamente como si ello aliviara la tristeza de su ausencia y otros mantendrán la habitación tal y como la dejó antes de irse, durante un tiempo como si se guardara una esperanza de que regrese a casa y todo vuelva a ser como antes.

Ni algo rápido ni dejarlo como si fuera congelado en el tiempo sería lo correcto, debes tomarte tu tiempo para estar preparado, volver a tocar, oler o ver los objetos personales traerán muchos sentimientos y emciones a flor de piel.

Debes decidir cuando estás preparado para empezar, como hacerlo y con quienes quieres estar en ese momento.

Aquí les pongo algunos consejos:

1.- Pide ayuda

2.- Hacer un poco cada día

3.- Elegir qué conservarás

4.- Preguntar que desean guardar

5.- Donar a una organización benéfica

6.- Asignar una caja para los objetos en duda

Cada objeto personal de nuestro ser querido conserva no sólo un sinfín de emociones sino también una infinidad de añorados recuerdos que deberemos afrontar cuando recojamos sus cosas de la casa. Tómate tu tiempo y deja que sea tu propio corazón quien te dicte el momento adecuado para comenzar esta tarea emocionalmente dolorosa.