papa

¿Será el primer error del Papa Francisco?

Nuestro  Papa Francisco ha caido muy bien entre muchosde los 1254 millones de catolicos en todo el mundo.

Desde su empeño en reformar el Banco del Vaticano, inmerso en escándalos durante décadas, su protagonismo en la lucha contra la pederastia en las altas esferas dentro de la Iglesia, el papel politico jugado entre EEUU y Cuba, y hasta sus declaraciones referentes al uso de anticonceptivos, o, el amor que pueden sentir dos personas del mismo sexo (“quien soy yo para juzgarlo”),  y muchas cosas más, este Papa ha revitalizado la iglesia.

Ahora bien, la semana pasada la iglesia aprobó un documento llamado “instruccion ad resurgendum cum Christo” que sustituye a otro del año 1963, en el cual se permitió  la cremacion por primera vez para los fallecidos católicos practicantes.

El Vaticano ha promulgado una ley que, en principio,  prohibe a los catolicos el derecho de retirar las cenizas de sus seres queridos de tierras sagradas despues de una cremacion. No se puede ni esparcirlas por el aire, ni por la tierra ni por el  agua, ni convertir las cenizas en piezas de joyeria o en recuerdos conmemorativos. Unas prácticas que han crecido en el mercado de los servicios funerarios durante los últimos años. Tampoco, como es costumbre para muchas familias practicantes, esparcir las cenizas bajo un árbol donde pueden descansar los restos de todos sus familiares juntos, sin preocuparse por lo que vaya a pasar cuando nadie pueda pagar el alquiler de su nicho o columbario.

Esta iniciativa aprobada por el Papa Francisco pretende “evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista”, según indica el documento que la Iglesia ha publicado. Serán estas las únicas razones que motivan esta decisión?

Esta prohibición, aparte del coste extra que supone para las familias de los difuntos (unos 750€ a 1.050€ por un columbario en el cementerio durante (por ejemplo) 10 años, y luego una cantidad anual, perpetuamente, despues de la concesión inicial – mientras haya quien lo paque), indudablemente causará inquietudedes en las familias que ya han buscado su alternativa, hasta ahora, permitido por la iglesia.

El precio de un entierro “tradicional” oscila entre los 2.260€ y los 5.000€ dependiendo en que parte de España viva e incluye desde el nicho (durante un tiempo especifico), hasta las flores. Una cremación cuesta unos 1.200€ con urna ya incluída. De allí el aumento incesante de las cremaciones en nuestro, y otros paises.

En España fallecen alrededor de 400,000 personas al año, un 37% de estos fallecimientos se incinera y entre ellos un 70% de las familias retiran las cenizas fuera del cementerio. Esto equivale a 148,000 españoles incinerados al año, de los cuales  103,000 son retirados del cementerio para esparcir las cenizas, tenerlas en casa o crear algun recuerdo especial de su ser querido. Si se nos obliga a dejar las cenizas en un columbario, en un cementerio, habría que pagar cada 5 años unos 135€ (aparte del dicho coste inicial, y segun localidad) por ocupar ese espacio. En euros, esto sumaría unos 13.905.000€ (a grosso modo) que los españoles tendríamos que pagar cada 5 años para cumplir con este nuevo documento (sin contar el coste inicial).

¿Quien recibe este dinero? ¿Este coste iría encima del coste de una cremación (unos 1.200€ frente a los 2,260€/5,000€ de un entierro)? ¿Lo pagaria el seguro? ¿Durante cuantos años tendrémos los restos de nuestros seres queridos cuidados, en su propio nicho o columbario? ¿Que pasa si no podemos pagar el columbario/nicho? ¿Que se hace con las cenizas de nuestros familiares cuando dejamos de pagar el “alquiler”?

Al margen de lo que establece la Iglesia, en España la legislación no obliga a mantener las cenizas de los difuntos en el cementerio. Son las normativas municipales las que indican lo que se puede o no hacer.  El cementerio no está reservado solo para católicos, ni al revés.

Según este nuevo documento publicado por la Iglesia, si el difunto hubiera dispuesto la cremación y la dispersion de sus cenizas en la naturaleza por razones no compatibles con la fe Catolica, “se le han de denegar las exequias”

Este documento afecta directamente a la comunidad católica, que al final del día es la mayoritaria en España, obviamente las personas de otras religiones, o las que elijan un funeral laico (cada día más común en nuestro país) no están afectados de ninguna forma por este nuevo giro de la iglesia católica.

En los cementerios, si no se puede pagar la concesión del espacio tanto de un nicho como de un columbario, o cuando termine la concesión contratada, las cenizas de nuestros seres queridos serán esparcidos en una fosa santa (fosa común) Porque no dejar algo tan intimo y delicado a la familia de nuestro ser querido?

A pesar de esta nueva proclamacion de la Iglesia, y con todo respeto hacia los que lo sigan, por nuestra parte, y con la conciencia muy tranquila, en ETERNIMA seguiremos ofreciendo nuestros servicios a los que quieran hacer un homenaje palpable, sobrio y de profundo amor a sus seres queridos fallecidos.